​​Colombia Petrolera

RESENA HISTORICA

Los primeros registros históricos de la existencia de petróleo en Colombia se remontan a la conquista española, cuando las tropas de Gonzalo Jiménez de Quesada llegaron por el río Magdalena a La Tora, un caserío de los Yariguíes situado en lo que hoy es Barrancabermeja.


En los alrededores encontraron lugares donde manaba un liquido negro y aceitoso que los Yariguíes utilizaban como reconfortante corporal, entre otros usos. Los españoles lo usaron a su vez para impermeabilizar las embarcaciones. Siglos después ese aceite vendría a ser la base de lo que hoy es la industria colombiana del petróleo.


LAS CONCESIONES


En 1905 el Gobierno nacional firmó dos contratos de concesión que años después se constituyeron en el inicio del sector petrolero:


La Concesión de Mares, con Roberto de Mares, que comprendía una gran extensión de terreno al sur de lo que hoy es Barrancabermeja.


La Concesión Barco, con el general Virgilio Barco, localizada en el Catatumbo (Norte de Santander).


La concesión consistía básicamente en que el Estado cedía a particulares determinadas áreas de territorio para que adelantaran trabajos de exploración de hidrocarburos. A cambio recibía unas regalías sobre la producción que se obtuviera, las cuales oscilaron entre 7 y 14%.


De Mares pasó después a ser propiedad de la Tropical Oil Company (Troco). En 1918 se descubrieron los primeros yacimientos bautizados como La Cira-Infantas, con reservas cerca de 900 millones de barriles de petróleo.


POTENCIAL PETROLERO


El potencial petrolífero (crudo y gas natural) de Colombia se estima en más de 37.000 millones de barriles de petróleo equivalente, distribuidos en 18 cuencas sedimentarias que abarcan un área de 1.036.400 Kms².


Al rededor del 89% de esa área sedimentaria se encuentran disponibles para adelantar trabajos de exploración y explotación de petróleo y gas natural.


Las cuencas de mayor actividad exploratoria son las de los valles Superior y Medio del Magdalena, Catatumbo, La Guajira, cordillera Oriental, Putumayo y Llanos Orientales.


http://www.minminas.gov.co/


La Industria Petrolera Colombiana ha sido en los últimos años el motor de la Economía del país. El petróleo es el primer producto de exportación con el 55.4 por ciento del total de las exportaciones y el principal contribuyente a las finanzas del Estado. Las regiones se vieron beneficiadas en sus recursos fiscales al recibir regalías por un valor de 5.9 billones de pesos en los últimos 4 años.


La prioridad del Gobierno nacional en materia de hidrocarburos es el descubrimiento de nuevas reservas de crudo que permitan mantener a futuro la autosuficiencia energética del país, para lo cual desde el año 1999 se impulsaron una serie de reformas de política petrolera (contractuales, fiscales y regalías), que han permitido la firma de mas de sesenta contratos de asociación y la reactivación de la actividad exploratoria del país. 

En lo referente a los combustibles líquidos, el Ministerio de Minas y Energía con el fin por tener informados a los agentes y al público en general sobre los precios y su estructura viene dando a conocer las modificaciones en las resoluciones existentes para la determinación de dichos precios. 

En general hubo continuidad en la señal de política que pretende reflejar en los precios domésticos el costo de oportunidad de los distintos combustibles, en el mercado internacional y la intervención directa y temporal que se dio en la determinación del ingreso al productor de gasolina corriente y ACPM. Igualmente se expidió la Ley “por medio de la cual modifica el régimen de combustibles en las zonas de frontera y se establecen otras disposiciones en materia tributaria para combustibles”. 

Dentro del proceso de desregulación y desarrollo del mercado de derivados de petróleo, la entrada de nuevos actores privados en “la cadena downstream” requiere la adopción de medidas previas, necesarias para crear condiciones que faciliten su acceso. En primer lugar se requiere garantizar de manera efectiva que el sistema de transporte sea neutral, abierto y con una operación descentralizada; en segundo término, es indispensable facilitar la importación privada e independiente de combustibles y el acceso al mercado mayorista de nuevos comercializadores, en igualdad de condiciones con los actuales operadores. En tal sentido el Ministerio de Minas y Energía viene trabajando en la adopción del reglamento de transporte de combustibles por Poliductos, así como la modificación al Decreto 283 de 1990, el cual reglamenta el almacenamiento de combustibles.


​Tomado de Ecopetrol S.A

​​